Nueva generación de Voluntarios Duke

Duke_Energy_DAR_2016

En Duke Energy en Perú hemos iniciado un proceso de cambio en nuestra forma de hacer voluntariado, promoviendo la participación de los colaboradores en actividades fuera de horario laboral y a través de la donación de recursos materiales o económicos que ayuden a contribuir a las instituciones a quienes apoyamos.

Iniciamos con un grupo de 63 Voluntarios Duke en Lima, quienes decidieron apoyar a Kantaya, una asociación sin fines de lucro que busca mejorar la educación en niños de bajos recursos que viven en Ventanilla. El aporte se dio de dos maneras:

Raúl, Hugo, Carlos, Jim, Julio, Teobaldo, Úrsula, Marlon, Saúl, Alejandro, César, Rosario, Frank, Ana Lucía, Maryori, Bill, Melissa, Américo, Cindy, Giuliana, Marlene, Claudia y Karla brindaron su tiempo libre para realizar distintas actividades que mejoren las condiciones de la institución como: pintar las paredes internas y externas, lijar y pintar las rejas, hacer un mural motivador para los niños y realizar talleres de manualidades con los pequeños que asisten a la institución.

Miriam, Adolfo, Mercedes, Guicella, Katherine Rojas, Dany, Vanessa, Rafael, Lourdes, Nataly, Edwin, Johan, Marina, Juan Pablo, Katherine Morales, Edith, Karina, Giovana, Jorge Goicochea, Patricia, Juan Alván, Erick, Rosario, Daniel, Armando, Bill, Marco, Antonio, Frank, Katherine Tinoco, Jorge Bacilio, Erick, Fernando, Carlos, Doris, Adrián, Renzo, Edwin, Mónica y Pedro, quienes no pudieron visitar la institución, aportaron con materiales y dinero para la compra de alimentos, golosinas y juegos para los niños que asisten a Kantaya.

Con esta nueva generación de voluntarios estamos iniciando un cambio, pues queremos impulsar el verdadero espíritu del Voluntario Duke, que desea realmente contribuir con los demás. Compartimos los testimonios de algunos participantes.

Marlene Bendezú: “Fue muy reconfortante contribuir con un granito de arena al logro de una causa tan noble que involucra a los niños”.

Bill Puelles: “Participar en el voluntariado para el apoyo a niños es interesante, debido a la interacción que se tiene con cada uno de ellos, lógicamente se requiere la paciencia y tiempo suficiente para hacer algún trabajo y lograr culminarlo. Realmente me gustó y sorprendió la voluntad, educación y reacción que tuvieron los niños, sobretodo cuando hicieron las manualidades y luego lo regalaron desinteresadamente a pesar que les gustaba su trabajo”.

 

Print Friendly

Mira la entrevista a Raúl Espinoza en la revista Energiminas

Artículo Siguiente »

“Somos Duke, una familia” – Juan Carlos Atoche

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


× 5 = 20