Mira la entrevista que le hicieron a Javier Uchuya en la revista Aptitus

Javier Uchuya

Esta semana se publicó en la revista Aptitus una entrevista a Javier Uchuya, si no tuviste oportunidad de verla te la compartimos aquí.

Javier Uchuya, gerente de recursos humanos, administración y cadena de abastecimiento de Duke Energy en el Perú, considera que la empresa lidera constantemente dos retos en la gestión de clima laboral.

El primero es que muchos de los colaboradores de Duke Energy están ubicados en diferentes sedes; la mayor parte de ellos, en campamentos remotos y bajo jornadas atípicas de trabajo. Esto dificulta la integración y la posibilidad de llegar a ellos con una propuesta estándar de beneficios no monetarios. Asimismo, la distancia física representa un reto en cuanto a la comunicación presencial por parte de la línea directiva de Duke Energy. Pero, a la vez, eso los lleva a aplicar mucha creatividad al momento de identificar programas y prácticas acordes a las necesidades reales de cada grupo de colaboradores.

El segundo reto es que todos aquellos que tienen gente a su cargo sean líderes positivos y sean los principales transmisores del enfoque humano que tiene la empresa. “Para nosotros es muy importante que las personas con roles de supervisión estén  alineados a la cultura de la organización; de lo contrario, el impacto de nuestras políticas, programas y buenas prácticas de gestión humana disminuye o es nulo, y el compromiso de la gente con la empresa se ve afectado”, comenta Uchuya.

En la empresa, se observaron algunos casos de jefes con estilos de supervisión no alineados a la cultura de la organización, alejados de lo que la empresa considera un líder Duke. Debido a esto, se observaron equipos desmotivados, temerosos, poco comprometidos, con colaboradores que hacían lo estrictamente necesario para cumplir su labor pero sin disposición para entregar el ‘kilometro extra’; lo que, a su vez, generó una productividad limitada, sin posibilidad de integrarse a una cultura que busca la mejora continua.

Manos a la obra

Para poder enfrentar esta problemática, la empresa puso varias acciones en marcha. Por ejemplo, incorporaron a los supervisores no alineados a la cultura organizacional en procesos de coaching individual, para ayudarlos a desarrollar  las competencias blandas necesarias para el tipo de gestión humana que caracteriza a la empresa.

“Otra acción importante fue la creación de nuestra Escuela de Liderazgo, programa interno que comenzamos a trabajar hace un año y que, tomando como punto de partida la definición de cómo debe ser el líder Duke (tarea que estuvo a cargo de la línea directiva), tiene como objetivo alinear a nuestros líderes (supervisores de todo nivel) en las competencias blandas y buenas prácticas de gestión humana”, explica. Además, agrega que un punto fuerte de la escuela es el hecho de que cuenta con la participación activa de su plana directiva y otros líderes de la organización como facilitadores. “Esto ha permitido que el programa sea muy bien recibido y se potencie con el compartir experiencias. Los talleres que hemos diseñado para nuestra escuela, más que una transmisión teórica de conocimientos, busca crear espacios de reflexión, autoanálisis y guía para nuestros supervisores”, sentencia.

Según los resultados del último estudio por GPTW®, la empresa tiene un índice de satisfacción general de 89%, fruto de las buenas prácticas realizadas. Uchuya comenta que una de las prácticas que trae mayores beneficios a la empresa es la de generar un ambiente de confianza. “Confiamos en nuestra gente: esa es una práctica que empieza en la línea directiva y que cae en cascada a todos los niveles de la organización. Cuando los colaboradores sienten que hay confianza en ellos, se sienten motivados a aportar ideas constantemente, plantean mejoras a los procesos, buscan asumir más y mayores responsabilidades, quieren aprender y aportar más. Algunos ejemplos de cómo la empresa genera esta confianza son: una política de puertas abiertas a todo nivel y también generando espacios formales e informales para que aquel que quiera exponer una idea o realizar un comentario constructivo lo pueda hacer sin temor alguno”, finaliza.

Print Friendly

Tú también puedes reducir tu Huella Hídrica

Artículo Siguiente »

¡Cuidado con las descargas eléctricas!

Un comentario

  1. Manuel Llancari
    15 junio, 2015

    Muy buen resúmen que nos ayuda a entender mejor como cada uno de nosotros estamos inmersos en este proceso de cambio, por un lado la empresa nos da las herramientas y nosotros la actitud positiva para lograr nuestros objetivos.
    Gracias
    Manuel Llancari

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


× 4 = 16