Lavado en Caliente de las Torres de la Línea de Transmisión 2240

image_pdfimage_print

“A primera vista es anormal porque el lavado en caliente de las torres se hace con agua y si lo relacionas con 220 mil voltios siempre parecerá extraño, pero el agua recibe previamente un tratamiento especial en el que se le quita las propiedades conductoras. Además es impresionante la altura en la que se trabaja. ¡Yo no me subiría!”. Así nos describe Juan Córdova, Planificador C.H. Carhuaquero, el desarrollo de una actividad de alto riesgo que se acaba de realizar en las líneas de transmisión que salen de la C.H. Carhuaquero.

Juan, como planificador debe velar por el correcto mantenimiento de los equipos, programando los trabajos necesarios oportunamente y asegurando los recursos a utilizar para los mismos. Por ello se trabaja en base un Plan Anual de Mantenimiento que establece las fechas de desarrollo de actividades.

El trabajo de Lavado en Caliente de las Torres de la Línea de Transmisión 2240 se programa dos veces al año, en esta primera etapa que se realizó del 4 al 19 de junio, se hizo la limpieza desde la Torre 1 a la Torre 144.

Para esta actividad de riesgo alto, es indispensable asegurar junto a la contratista que realiza el trabajo, el cumplimiento de todas las medidas de seguridad necesarias. Para ello el supervisor designado, Marcelino Cajaleón, debe velar por el uso del EPP adecuado, verificar el cumplimiento de las actividades según la planificación y realizar una charla de cinco minutos de seguridad antes del inicio de cada día de trabajo.

Esta labor tuvo desempeño exitoso con cero accidentes, demostrando una vez más el total compromiso con la seguridad. ¡Felicitaciones a todos los que participaron en esta actividad!

Print Friendly, PDF & Email
Imprimir esta publicación Imprimir esta publicación

Cañón del Pato realiza con éxito primera parada de planta del año

Artículo Siguiente »

Así fue el Segundo Workshop de Operaciones y Mantenimiento en Pucallpa