“Es gratificante cuando a los nuevos colaboradores se les ilumina el rostro al conocer algo”

antonio

Antonio Palacios es Supervisor de Facturación del área Comercial desde que nuestra empresa fue creada. Estudió Economía en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, tiene dos hijos y disfruta por más de 50 años la disciplina del ajedrez. Te invitamos a conocer un poco más sobre él y su experiencia en Duke.

Cuando se encontraba cursando uno de los últimos ciclos de sus estudios universitarios, comenzó a practicar en la empresa. Luego, por su destacable desempeño, fue contratado como Analista y posteriormente,  promovido a Analista Senior. Actualmente, ocupa la posición de Supervisor de Facturación.

Antonio nos comenta que la facturación solía ser realizada de forma manual, en formatos manejables, pero no tan seguros. Es por esto que la empresa decidió iniciar un proceso de mecanización de la facturación y, precisamente, su mayor reto en Duke tiene que ver con este cambio. Él reconoce que inicialmente tenía resistencia a este nuevo modo de operar y asegura que fue un trabajo arduo adaptarse, pero lo pudo lograr. Nos cuenta además que en ese entonces Raúl Espinoza, nuestro Gerente General, formaba parte del equipo de TI y que su apoyo en este importante cambio fue esencial.

Dado que es el encargado de brindar la inducción comercial a los colaboradores de la empresa, aprovecha la oportunidad para transmitir todo lo que ha aprendido en su experiencia aquí. Al respecto, nos cuenta que “es gratificante cuando noto la preocupación de los nuevos colaboradores o cuando se les ilumina el rostro al conocer algo. De este modo, siento que valoran mucho más dónde están”.

Se siente a gusto en nuestra empresa porque disfruta conocer a los colaboradores jóvenes, conocer sus inquietudes e intereses, y asesorarlos. Antonio asegura que la presencia de ellos es muy importante para Duke, porque “al ser de otra generación, traen ideas nuevas que ayudan a los mayores a salir de la rutina, a no quedarse”.

Antonio también nos cuenta que “en mi área nos sentimos como familia. A la hora de almorzar siempre vamos juntos, tratamos de no hablar del trabajo y bromeamos. Hay mucho compañerismo entre nosotros y, así como aquí, cuando voy a la cafetería y veo a los colaboradores de todas las edades que tienen el sentido de pertenencia con Duke: Somos Duke”.

Otra razón por la que le gusta trabajar en la empresa es que aquí se valora la heterogeneidad, jamás ha visto algún tipo de discriminación. Además, afirma que “cuando he tenido oportunidad de alternar con colaboradores de otras empresas del sector eléctrico, he visto que coincidimos en sentirnos orgullosos de pertenecer a este sector, pero yo me siento mucho más orgulloso por pertenecer a Duke”.

El reconocimiento y afecto que recibe por parte de los colaboradores y directivos, evidencia no solo el buen desempeño de sus labores, sino más aún su gran calidez humana.

 

Print Friendly

Así prevenimos la mordedura de serpientes en Pucallpa

Artículo Siguiente »

El momento Duke de Marcelino Cajaleón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


1 + 6 =