Duke Energy Perú mejora su Plan de Continuidad del Negocio

image_pdfimage_print

El atentado contra las torres gemelas, el año 2001, no solo cambió la forma en que muchos países diseñan sus estrategias de seguridad, sino que produjo un cambio radical en la forma como las empresas se gestionan. ¿Por qué? Porque ese día desaparecieron millonarias compañías que tenían sus oficinas principales en esas torres. Un desastre de ese tipo hizo ver a las empresas lo vulnerable que las volvía cualquier situación catastrófica y que era necesario establecer planes que aseguraran que pudieran volver a operar lo más rápidamente posible, reduciendo el impacto de un desastre en sus negocios. Tomó fuerza así un concepto que hoy aplican empresas líderes en el mundo: Continuidad del negocio.

Duke Energy Perú cuenta ya con un Plan de Continuidad del Negocio (Business Continuity Plan), cuya implementación está siendo liderada por las Gerencias de IT y AAPP – Security. Nuestro gerente general, Raúl Espinoza nos cuenta sobre los alcances de este plan y los resultados del primer Simulacro de Continuidad del Negocio que realizó hace unos días el equipo gerencial de la empresa.

¿Por qué trabajar en continuidad del negocio?
Somos una empresa que opera de manera permanente, generamos energía 24×7. Por ello, cuando te planteas la posibilidad de un desastre tienes que articular todos tus frentes para que la operación continúe y sigamos generando energía de acuerdo a nuestros compromisos.

¿En qué consistió el simulacro?
La situación de catástrofe que planteamos fue un terremoto que inhabilitó la oficina de Lima. Nuestra acción se enfocó en dos puntos. El primero fue el humano, que significó verificar si algún miembro de la empresa resultó herido y desde ahí asegurar su atención inmediata.

El segundo frente fue cómo restablecemos los servicios o procesos críticos de apoyo a la operación, incluyendo el centro de control, para no afectar la operación de las plantas.

Dentro de nuestro plan está establecida una oficina alterna donde recuperaríamos la operación. Nos desplazamos allí y verificamos que pudiéramos acceder a nuestros enlaces de comunicación con plantas y centro de datos. Asimismo, ensayamos posibles problemas o escenarios que podría haber causado un terremoto, como por ejemplo la necesidad de aumentar la generación en las plantas térmicas, lo que implicó una solución logística: abastecer la mayor necesidad de combustible para esas plantas.

¿Cómo evalúas sus resultados?
Fue un ejercicio muy interesante y exitoso. Nos obligó a ponernos en una situación de desastre, enfrentarla con las estrategias que teníamos desarrolladas y mejorarlas.

¿Qué siguen en el marco del plan?
Nuestro siguiente paso es que cada gerencia actualizará sus planes en función de las mejoras identificadas y así tendremos una nueva versión del plan. Asimismo, vamos a revisar los planes de las plantas. César Vega, Director de Operaciones, tiene el encargo de plantear ejercicios similares en las plantas.

¿Qué aprendizaje deja el simulacro?
Ejercitar tu proceso de toma de decisiones en situaciones de crisis es muy distinto a manejar el negocio de manera normal. Tienes que lidiar con muchas cosas a la vez y todas tienen prioridad. Estos simulacros nos ejercitan para tomar mejores decisiones, identificando rápidamente lo crítico, y nos ayudan a articular nuestro trabajo en equipo para responder rápida y efectivamente.

Print Friendly, PDF & Email
Imprimir esta publicación Imprimir esta publicación

Piuranos Innovando, de C.H. Carhuaquero fue distinguido por DEI

Artículo Siguiente »

Vicepresidente y CIO de IT de DEI visita Duke Energy Perú