Cuidado con el secuestro virtual

image_pdfimage_print

¿Alguna vez has escuchado que han llamado a un amigo o familiar para decirles que tienen secuestrado a algún miembro de su familia? El secuestro virtual es un nuevo tipo de estafa extorsiva que utiliza el engaño para obtener dinero.

Todo inicia con la llamada de un delincuente a una víctima elegida al azar para informar sobre el supuesto secuestro de un familiar. Bajo la amenaza de matar al rehén si alguien llama a la policía, exigen el pago de un rescate que consiste en el depósito de dinero a una cuenta bancaria o la compra de cierta cantidad de tarjetas de teléfono celular.

La técnica:

El falso familiar llama llorando a un número fijo (sacado de las páginas amarrillas) para decir que está secuestrado. Inmediatamente habla otra persona, quien solicita el depósito de una alta cantidad de dinero o recargas de celulares para soltar a la víctima, exigiendo rapidez en la transacción y no contactar a la policía. Si recibes una de estas llamadas sé precavido, pues durante la comunicación tratarán de obtener datos adicionales (como nombres) para aprovecharlos en la estafa.

En esta modalidad de delito los delincuentes generalmente llaman durante la mañana o fines de semana, cuando los jóvenes suelen estar fuera de casa o en fiestas.

En caso te suceda, estas son algunas recomendaciones:

  • Si toda tu familia está en casa cuelga el teléfono.
  • Si el “familiar secuestrado” no está en casa, mantén la calma y pide hablar con él directamente. En forma paralela llama a su celular, si te contesta asegúrate que esté bien y corta la llamada.
  • Si tu familiar no contesta el teléfono, insiste al delincuente que te comunique directamente con él antes de realizar cualquier operación. En forma paralela llama a personas cercanas donde podrías ubicarlo.
  • No brindes ningún dato o información adicional al delincuente, menos aún sobre familiares que estuvieran ausentes en ese momento.
  • Mayormente si el delincuente exige una recarga de celular, es un secuestro virtual.
  • Agenda en tu celular los números de tus familiares con sus nombres, evitando usar palabras como “mami” o “papi”.
  • Toda la familia debe tener los números de emergencia y de apoyo externo (emergencia PNP, Bomberos, Serenazgo).
  • Al término del incidente cambia el número de teléfono y pide que lo retiren de la guía telefónica. Además denuncia el hecho en la Comisaría.

 

 

Foto tomada de tuportaldeseguridad.com
Print Friendly, PDF & Email
Imprimir esta publicación Imprimir esta publicación

Se realizó con éxito la premiación de los proyectos ganadores del PMC en Ecuador

Artículo Siguiente »

Así fue el Campeonato de Fulbito de Centrales Hidráulicas